“El puesto de trabajo como factor de riesgo: estrés laboral”.
MªJesús Cancelo, Dra. en Medicina y Cirugía. Especialista en Ginecología y Obstetricia.

 

El estrés es el conjunto de reacciones emocionales, fisiológicas, cognitivas y del comportamiento. Es la segunda causa de baja en Europa, lo que supone unos 40 millones de trabajadores. El estrés laboral surge por el desequilibrio entre las demandas profesionales y la capacidad de las personas de llevarlas a cabo.

Los síntomas del estrés son:

1. Preocupación excesiva.
2. Incapacidad para tomar decisiones.
3. Confusión.
4. Hablar rápido.
5. Temblores.
6. Trastornos alimenticios.

En las mujeres el estrés laboral suele repercutir también en su ciclo menstrual. Trastornos en los períodos pre-menstruales y alteraciones en la regularidad de las menstruaciones e incluso en la desaparición de la menstruación. Estos trastornos endocrinos pueden llegar a influir negativamente en la fertilidad de las mujeres.

Además, otra consecuencia del estrés en las mujeres puede ser el envejecimiento prematuro.


“Cómo orientar la salud preventiva de la mujer”.
Santiago Palacios, Dr. en Medicina y Cirugía. Especialista en Ginecología y Obstetricia y fundador del Instituto Palacios.

 

La población española está envejeciendo; como sabemos cuáles son las patologías más comunes podemos actuar preventivamente teniendo en cuenta la influencia de los genes de cada persona y tomando antioxidantes (en los alimentos y con suplementos).

Los niveles de prevención de este envejecimiento prematuro son:

1. Primaria: disminuir la posibilidad de enfermedades.
2. Secundaria: detección precoz en la fase pre-clínica.
3. Terciaria: tratamiento y medidas para eliminar o reducir las secuelas del envejecimiento.

En el caso de las mujeres, hay que tener en cuenta algunos factores más de prevención cuando llega la menopausia, como las enfermedades cardiacas, la osteoporosis o la depresión. Por eso es importante tener en cuenta estrategias preventivas a partir de los 40 años. Las tareas de los médicos con pacientes de 60-74 años son minimizar las alteraciones crónicas, prolongar la energía vital y prolongar también la energía vital.

La Medicina del siglo XXI está centrada en los avances técnicos; potencia al propio individuo para lograr su curación (el enfermo es importante; conocerle, saber cómo se siente…) y se valoran las medicinas naturales como complemento a la medicina farmacéutica y clínica. La medicina es una ciencia que debe estar en constante desarrollo, investigación e innovación. El bienestar físico y emocional deben ser la prioridad de la medicina para conseguir una mejor calidad de vida de las personas.

Las diez reglas de oro para un envejecimiento saludable son

1. Dieta saludable.
2. Ejercicio físico (30 minutos al día)
3. Realizarse chequeos regulares.
4. No fumar.
5. Cuidar tu seguridad (evitar accidentes).
6. Evitar riesgos.
7. No consumir alcohol (o con moderación).
8. Cuidado con las finanzas.
9. Cuida a tu familia y amigos.
10. Tener una actitud positiva.


“Homeopatía en la mejora de la salud”.
Mariví Pérez, Licenciada en Medicina y Cirugía (UAB); especialista en Oftalmología y diplomada terapéutica Homeopática por el CEDH.

 

La Medicina holística es la que tiene en cuenta todo el organismo. Parece que la medicina actual aleja al médico de la vivencia de los enfermos; la medicina holística trata al enfermo; no sólo a la enfermedad.

La Homeopatía es la práctica médica que utiliza medicamentos homeopáticos de prescripción individualizada atendiendo a las particularidades de cada paciente.

Los medicamentos homeopáticos son eficaces, tienen un efecto rápido. Son seguros y sin efectos secundarios; son respetuosos con el cuerpo y se venden en la farmacia.

En el caso de la mujer, la Hoemopatía es beneficiosa en:

1. Infecciones urinarias.
2. Dolores menstruales.
3. Embarazo.
4. Preparación a parto.
5. Postparto.
6. Maternidad.
7. Perimenopausia y menopausia.
8. Ansiedad y estrés.
9. Patologías comunes como alergias, digestiones…


“Mujer a los 40: anticonceptivos vs reproducción”.
José Luís Neyro, Dr. en Medicina y Cirugía (Universidad del País Vasco) y especialista en Ginecología y Obstetricia.

 

En las mujeres empresarias y directivas siempre se produce la disyuntiva entre maternidad y carrera profesional. Eso las lleva también a plantearse cuál es la mejor anticoncepción y qué repercusión puede tener en su fertilidad. Por eso muchas retrasan la experiencia de la maternidad hasta los 40 años o más.

En España, según datos del año 2007, la edad media para el primer embarazo era de los 31 años. A la hora de tomar la decisión de ser madre, hay que tener en cuenta que a partir de los 35 años la fertlidad disminuye y que, a partir de los 37, la calidad de los óvulos también es menor; lo cual dificulta la posibilidad de embarazo.

Por eso a partir de los 40 años, muchas mujeres recurren a la medicina para lograr quedarse embarazadas. En estos casos, la medicina debe ser personalizada; teniendo en cuenta las necesidades y caracterísiticas de cada mujer. Además del factor edad, otro factor que dificulta la concepción es el tabaco. Las mujeres fumadores suelen tener antes la menopausia y además sufren más abortos espontáneos.


“Salud sexual. Perfil de sexualidad de la mujer española”.
Chus Cornellana, licenciada en Medicina y Cirugía; especialista en Ginecología y Obstetricia.

 

La salud es un estado de bienestar físico, mental y social; no sólo la ausencia de enfermedad (definición de la OMS). Los problemas sexuales no suelen comentarse porque producen pudor, vergüenza. La sexualidad tiene una dimensión compleja que evoluciona; interviene la fisiología, la psicología, las influencias socioculturales y las relaciones interpersonales.

Los trastornos sexuales de las mujeres más frecuentes son:

1. falta de apetencia y dolor en las relaciones
2. sequedad vaginal
3. anorgasmia (ausencia de orgasmo)
4. vaginismo

La menopausia conlleva unos cambios hormonales, psicológicos y relacionales que también conllevan una valoración social negativa. Es importante consultar con el médico y a veces el médico también debe tomar la iniciativa y preguntar sobre sexualidad a sus pacientes. Como profesionales de la salud, los médicos deben abordar el tema de la sexualidad con empatía.

En un estudio realizado sobre sexualidad en las mujeres españolas se concluyó que un tercio de la población manifiesta alguna alteración en su sexualidad y más de la mitad de las mujeres están satisfechas con su vida sexual.