Cansancio crónico y fibromialgia son dos términos cada vez más presentes en nuestra sociedad. Seguramente todos conocemos a alguien con estos diagnósticos.

La FIBROMIALGIA suele aparecer sobre los 20 a 50 años y muchas veces es costoso llegar al diagnóstico que puede retrasarse varios años. Mucha más frecuencia entre mujeres.

No hay pruebas diagnósticas que lo certifiquen, cosa que dificulta llegar al diagnóstico que se basa exclusivamente en lo que explican los pacientes y su exploración clínica.

Se ha evidenciado a nivel de analíticas una disminución de SEROTONINA, lo cual justificaría en gran medida la disminución de ánimo del paciente así como la presencia de dolores múltiples.

En casos de FIBROMIALGIA, solemos ver dolores dispersos por todo el cuerpo, gran cansancio, dificultad para dormir, contracturas musculares y rigidez, pesadez en las extremidades, muchas veces acompañado de depresión y ansiedad. Una de las características de interés de cara a establecer un diagnóstico es el dolor al presionar unos puntos concretos en el cuerpo.

El diagnóstico diferencial más frecuente, es con el SINDROME DE LA FATIGA CRONICA, pero hemos de tener en cuenta de en muchos casos van las dos enfermedades de la mano en la misma persona.

En el SINDROME DE LA FATIGA CRONICA, el síntoma más llamativo es el cansancio y dolor intensos al mínimo ejercicio físico.

Las personas que lo padecen se quejan de gran cansancio que puede empezar de forma brusca después de haber pasado una virasis o síndrome gripal, disminución de la memoria, desorientación en más o menos grado, confusión mental, dificultad para dormir o sueño durante el día, músculos doloridos, faringitis, ganglios sensibles, molestia en los ojos con el sol y febrícula.

No hay un tratamiento concreto efectivo, y en muchos casos los pacientes acaban polimedicados y con gran afectación de su vida diaria.

Así mismo en muchos de los casos puede coincidir con FIBROmialgia como hemos comentado antes, pero también con SINDROME QUIMICO MÚLTIPLE.

Al ser enfermedades con poca definición, ni pruebas diagnósticas ni tratamientos efectivos, pero con gran sintomatología , es aquí donde la MEDICINA TRADICIONAL CHINA nos puede ayudar.

Apreciamos un organismo que por causas diversas ha dejado de funcionar correctamente.

Con una historia clínica completa, el médico acupuntor llega a un diagnóstico de cual es el desequilibrio energético que causa todos los desajustes del paciente.

Con las finísimas agujas de ACUPUNTURA conseguiremos regular la energía y muchos de los síntomas del paciente.

La aplicación de acupuntura aumenta los niveles de serotonina en el organismo y ayuda a disminuir el dolor.

El médico acupuntor siempre tratará de al paciente de forma global con lo cual mejorará en varios de sus síntomas. Siempre actuará de forma complementaria a los tratamientos que tenga pautados cada paciente. No hay ninguna contraindicación ni efectos colaterales. En muchos casos conseguimos que las medicaciones produzcan más efecto o reducir la dosis de alguna de ellas.

Al armonizar todo el cuerpo , mejora la vida del paciente en su conjunto y podrá llevar una vida más autónoma y activa.

Dra. Margarita de Legorburu.

93 454  65 69 / 678 44 26 50

www.acupuntura-legorburu.com

COLABORA CON LA INVESTIGACIÓN SOBRE EL SÍNDROME DE FATIGA CRÓNICA

Este año, el​ Women 360° Congress y el Instituto de Investigación Vall d´Hebron (VHIR) de Barcelona han iniciado una campaña de apoyo a la investigación del Síndrome de Fatiga Crónica, Coordinado por el Dr. José Alegre

HAZ TU DONACIÓN CLICANDO AQUÍ