Escribimos esta editorial en el marco de la celebración del Día Internacional de la Mujer, 8 de marzo. Desde el equipo de Women 360º Congress deseamos expresar nuestro más profundo respeto y admiración por aquellas mujeres de nuestra historia que de forma pública o privada contribuyeron a la consecución de gran parte de los derechos y libertades que hoy disfrutamos tod@s.

Pero las reivindicaciones de las mujeres continúan, porque existen temas que aún no se han resuelto y otros que han llegado nuevos. El mundo cambia y las nuevas realidades conllevan nuevos retos. Todavía queda mucho por hacer para que podamos afirmar que vivimos en una sociedad plenamente igualitaria.   

En los últimos años son muchos los temas que se han puesto en la agenda institucional y política que afectan directamente a las mujeres y que restan pendientes de abordar por parte de los gobierno e implementar en el ámbito de la empresa.

Queremos hacer especial hincapié en 3 en concreto

La Conciliación, hacia una Reforma horaria.

El Women 360 º Congress es un espacio de encuentro y de debate, de intercambio de ideas entre mujeres profesionales de muy distintos sectores empresarias, directivas, empresarias, emprendedoras y mujeres profesionales en general, participan en los diversos nertworkings que organizamos cada año. Una de las cuestiones que más ha surgido de estos apasionantes debates entre expertas y profesionales, es la problemática de la conciliación. Existe una inquietud generalizada de que se necesitan reformas.

Una de las reformas inexcusable que nuestra sociedad en su conjunto (instituciones, empresa, universidad…) debe abordar es la Reforma Horaria. Necesitamos urgentemente un sistema diferente de organización del tiempo que dedicamos a cada actividad de nuestras vidas. Esto pasa por crear una nueva cultura de los usos del tiempo. Diversos estudios han destacado que las personas que trabajan con mejores condiciones de horarios en su jornada laboral, suelen ser más productivas y felices en sus vidas. Entendemos que sólo con esta medida no bastaría, para mejorar en general, las condiciones laborales del conjunto de la ciudadanía, pero sería sin duda, un avance importante.

-Cuidar la salud mediante la prevención para envejecer mejor.

Gran parte de los contenidos de nuestro Congreso se basan en un enfoque de 360º sobre las necesidades de salud de las mujeres directivas y empresarias. Pensamos no obstante, que esto es ampliable a todas las personas en general, hombres y mujeres. Para tener un envejecimiento de mayor calidad, hay que cuidar previamente la salud en los años de la juventud y la madurez. Aparece cada vez con más fuerza la idea de que la empresa también debe corresponsabilizarse y velar por la buena salud de las personas que trabajan en el engranaje de la productividad. Es tan importante poseer una buena salud física como un equilibrio psíquico y espiritual. Asimismo, estamos conociendo también la necesidad de la cultura como motor de bienestar, vinculado al conocimiento y a los efectos positivos que produce disponer de recursos culturales a la hora de liderar la propia vida de una forma saludable.

-Liderazgo femenino. Una mayor incorporación de las mujeres en los espacios de dirección de las instituciones y de las empresas, dónde se toman las grandes decisiones.

El Women 360º Congress sigue con interés las campañas HeForShe y Planet50/50 impulsadas por la ONU con el objetivo de sensibilizar a la población masculina de la necesidad de un cambio global. Gran parte de las decisiones importantes y transcendentales del planeta son tomadas por hombres, pero la corresponsabilidad de sus  efectos es de tod@s.

En el mundo de la empresa sucede en demasiadas ocasiones que a igual formación y talentos entre hombres y mujeres, los puestos de dirección los acaban ocupando los hombres mayoritariamente. La mayoría de las grandes empresas cuentan con consejos de dirección muy masculinizados. Una de nuestras misiones, desde el comienzo de este proyecto, ha sido visibilizar y poner en valor los talentos femeninos y el liderazgo de mujeres que sí han llegado a las posiciones más elevadas de dirección, con el objetivo de alentar a más mujeres para conseguirlo.

Hemos debatido en profundidad cuál debería ser la mejor estrategia para conquistar esos espacios de dirección, decisión y en definitiva, de poder para las mujeres. Compartimos algunas sugerencias, fruto de las aportaciones realizadas por las mujeres que nos han acompañado en diversos espacios de debate.

-Estrategia Nº 1: La Imposición de cuotas por la vía legislativa. Obligatoria

Esta estrategia lejos de ser satisfactoria al 100% ha dado sus frutos, y ha contribuido a la incorporación de más mujeres en puestos de dirección. No obstante, hoy en España las estadísticas nos alertan al conocer que un 74% de las empresas no cumple con la ley de Igualdad, (Estudio INFORMA D&B) dónde se encuentra integrada esta medida. Por otro lado, otro estudio del IESE asegura que escasa presencia de consejeras ejecutivas (poco más del 3% del total) denota que todavía es necesario un cambio cultural en las empresas para potenciar el avance de la mujer en todos los puestos directivos. Es interesante también conocer los datos del Informe “Dones en els Consells d’Administració de Catalunya” del Odee de la Cámara de Comercio de Barcelona. Como concluyen todos los estudios e informes, la obligatoriedad no ejerce un efecto de aplicación de la ley y sus medidas.

-Estrategia Nº 2: Directivas no legislativas. Optativa.

Sugerir, sin obligar a las empresas, la incorporación de mujeres en los consejos de dirección y otros órganos de decisión, desde una estrategia de convencer y demostrar con datos positivos de otros estudios (Peterson Institute for International Economics) que revelen que las empresas con mayor diversidad en puestos de dirección, son más rentables, productivas y competitivas. Podríamos decir que es la vía del convencimiento por los hechos y los datos y no de la imposición, pero esta estrategia requiere mayores dosis de pedagogía y compromiso. No obstante, algunos indicadores comienzan a revelar tendencias de crecimiento positivo, que aunque muestran un ritmo todavía lento, albergan un cierto optimismo.

Un año más esperamos y deseamos que el Women 360º Congress sea para unas, una plataforma de visibilidad y empoderamiento femenino y para otras, un espacio de conocimiento e intercambio de saberes colaborativo y en red, que contribuya a satisfacer las expectativas de las mujeres que participan. Nuestra misión también es sumar a las empresas con valores que nos ayudan con sus patrocinios a desarrollar y dimensionar nuestros objetivos, desde una visión holística de la mujer de hoy.