¿Sabías que agotarse practicando actividad física aumenta los niveles de cortisol como consecuencia del cansancio?

Cada vez que acudimos a la revisión médica anual y nos dicen que es bueno que practiquemos algún deporte o incrementemos nuestra actividad física, nuestra mente ya se ve en la recepción de un gimnasio pagando la cuota de inscripción y “machacándose a entrenos”. Es una cuestión de nomenclatura y, por ello, en este artículo es posible que descubras que tienes mucha más actividad física de la que te imaginas.

Actividad física:

Es cualquier movimiento que llevemos a cabo a lo largo de nuestro día: caminar, subir escaleras, bailar, escalar, hacer yoga… Ninguna de estas actividades conllevan apuntarse a un gimnasio y hacer pesas, simplemente, conllevan movimiento corporal. El objetivo es mantenerse activos.

Entreno:

Preparación para mejorar el rendimiento físico. En esta opción sí puede incluir pesas y determinados ejercicios de cardio y fuerza orientados a conseguir el objetivo de mejorar el rendimiento físico. Bien puede ser correr una maratón que levantar kilos de peso.

Como veis son conceptos diferentes que nos llevan a objetivos diferentes. No obstante, hay que destacar que no todo sirve. Hacer una clase de spinning a alta intensidad durante una hora y sentarse 8 horas, no estaría dentro de lo recomendable. Lo ideal es mantener a lo largo del día una actividad física intermitente donde incorporemos la clase de spinning (a un nivel saludable para cada una de nosotras), paseos a la impresora, subir las escaleras de casa y de la oficina, caminar al llegar a casa o el trayecto de vuelta, etc… Con la clase de spinning el riesgo de enfermar se reduce, pero en un tanto por ciento muy bajo. Según las investigaciones, incluso los trabajadores que están muy en forma pueden correr el riesgo de enfermarse si están sentados más de 4 horas al día.

POST (Prolonged Occupational Sitting Time) es un riesgo importante: existen estudios que demuestran que los trabajadores de oficina pasan unas 80.000 horas sentados en la oficina durante su vida y este hecho contribuye al riesgo de sufrir enfermedades relacionadas con un alto nivel de mortalidad.  Baker Heart &Diabetes Institute: establece que existe un vínculo entre el POST y un aumento de peso, el IMC (Índice de Masa Corporal) y un perfil negativo de lípidos en la sangre, que es independiente del nivel de fitness de la persona.

Cada persona tiene necesidades diferentes en cuanto al tiempo de actividad física que necesita, no obstante, todos necesitamos movernos para mantener un buen estado músculo-esquelético. Para mantener una actividad física saludable, la OMS aconseja 150 minutos semanales en relación a la prevención y mantenimiento de un buen estado de salud. Estos 150 minutos se pueden adaptar a nuestras necesidades de tiempo:

  • 3 veces por semana 50 minutos.
  • 5 veces por semana 30 minutos.

Sólo con 3 clases de spinning o 5 paseos por la tarde al volver de trabajar sumado a la actividad física intermitente durante el día (subir escaleras, hacer las llamadas caminando etc.) son suficientes para prevenir y mantener un buen estado de salud, creatividad y productividad.

 

Artículo estcrito por Lucía Solís. Directora de Salud Corporativa de Capital Health, Bienestar Corporativo, Socio Didacta de la AEPNL y Health Coach

 

 

 

 

SUGERIMOS:

CENA HEALTH-NETWORK

El síndrome de fatiga crónica en la mujer.

29 de enero en Barcelona

Colabora: Capital Health, Bienestar Corporativo

Inscripciones abiertas

https://www.inscribirme.com/cenahealthnetworkfatigacronica

COLABORA CON LA INVESTIGACIÓN

El​ Women 360° Congress y el Instituto de Investigación Vall d´Hebron (VHIR) de Barcelona, han iniciado una campaña benéfica de recogida de fondos a la investigación del Síndrome de Fatiga Crónica, Coordinado por el Dr. José Alegre.