Ponencia Dra. Genevieve Buckland; “Dieta, actividad física y control del peso en prevención de la recaída en el cáncer de mama”. En el marco del Women 360° Congress edición Cáncer y Salud de la Mujer el pasado 11 de junio en Barcelona.

Dra. Genevieve Buckland, investigadora del Institut Català d’Oncologia (ICO)

 

“El cáncer de mama es el tumor más frecuente en mujeres de todo el mundo y cada año se detectan  1,7 millones de casos nuevos”. Estos impactantes datos son los que sirvieron a la doctora Genevieve Buckland para empezar su conferencia, centrada en la importancia de la alimentación, la actividad física y el control de peso para prevenir una recaída en este tipo de tumores.

La incidencia del cáncer de mama es el triple en Europa Occidental y América del Norte que en Asia Oriental, según reveló la investigadora. En España, la situación es similar a la del resto de países de Europa Occidental, ya que 67 de cada 100.000 mujeres son diagnosticadas anualmente de este tumor, aunque el porcentaje de supervivencia a los cinco años es muy elevado, del 82,8%. Buckland también indicó que, en nuestro país, una de cada 8 mujeres desarrollará este tumor a lo largo de su vida y que las afectadas tienen un 15% de probabilidad de recidiva, es decir, una recaída del tumor.

Otro de los aspectos que trató la científica del ICO fue el de los efectos secundarios más comunes que padecen quienes han sufrido esta enfermedad:

  • Fatiga persistente
  • Aumento de peso, que oscila entre los 2 y los 6 kilos pero puede llegar a alcanzar los 10 en algunos casos
  • Pérdida de masa muscular
  • Reducción de la capacidad cardiorrespiratoria

Tras dar una visión estadística y precisa de la actual situación de este tumor en nuestro país, la doctora Buckland focalizó su discurso en la importancia de una dieta saludable, la realización de ejercicio físico y el control de peso, tres aspectos que podrían mejorar el pronóstico de las afectadas por este tipo de tumor, aunque insistió en que “no existen ensayos clínicos, sino estudios observacionales, que demuestren esta evidencia”. A partir de ahí se constata que la actividad física reduce la fatiga, mejora la calidad de vida y la capacidad cardiorrespiratoria. Los estudios observacionales llevados a cabo al respecto también revelan que se podría reducirse en un 34% la mortalidad entre las pacientes que realizan ejercicio tras el diagnóstico y se rebajaría un 24% el riesgo de una recaída.

IMG_0417

En el 2014, los tres centros de ICO (Hospitalet, Badalona, Girona) y otros centros catalanes de referencia, como el Hospital Clínic, el Hospital del Mar, Consorci Sanitari de Terrassa y Hospital Vall d’Hebron, pusieron en marcha un amplio ensayo clínico multi-céntrico, PREDICOP (Prevención de las Recidivas mediante Ejercicio, Dieta y Control de Peso en pacientes con Cáncer de Mama). Hasta ahora se han incluido unas 300 supervivientes de cáncer de mama, entre 18 y 75 años (incluidas tras el tratamiento oncológico). El estudio continúa desarrollándose hasta que se han incluido 2100 mujeres.

Las mujeres asignadas de forma aleatoria al grupo de intervención completa reciben unas sesiones de nutrición y de actividad física durante un año. Las sesiones de nutrición tienen por objetivo mejorar la calidad nutricional (basada en una dieta mediterránea) y lograr un control de peso. Las sesiones de actividad física, de intensidad moderada/alta, tienen por objetivo incrementar la actividad física de las participantes hasta llegar a un mínimo de 150 minutos por semana. Las mujeres asignadas al grupo de intervención mínima recibieron las recomendaciones habituales acerca de la dieta, el control del peso y el ejercicio.

Al final del estudio, tras cinco años de seguimiento,  se comparará la incidencia de las recidivas de cáncer de mama de ambos grupos. Se espera que los resultados confirmaran una reducción del riesgo de recurrencia entre quienes llevan un nivel de actividad física más alto, una dieta más saludable y un mejor control de peso, además de una mejora en la calidad de vida, según Buckland.