Pedro N. Barri, Doctor en Medicina por la Universidad de Barcelona. Especialista en Obstetricia, Ginecología y Reproducción.

El doctor Pedro N. Barri, especialista en Obstetricia, Ginecología y Reproducción, lideró una conferencia sobre las posibilidades reales de ser madre a partir de los 40 y los riesgos que ello puede conllevar. El experto empezó su ponencia con una advertencia que la mayoría de las asistentas ya conocía: la influencia negativa que la edad tiene en la fertilidad de la mujer.Según Barri, entre los 18 y los 30-32 años es el periodo óptimo de fertilidad para la mujer, que se ve disminuido considerablemente a partir de los 36 años. “A partir de esa edad, la calidad de los óvulos disminuye y aumenta el riesgo de aborto espontáneo”, matizó. El doctor también informó sobre la edad media en que la mujer española es madre por primera vez -a los 31 años-, una edad tardía en comparación con el resto de Europa.

En su charla, el especialista en Obstetricia, Ginecología y Reproducción hizo referencia a un estudio canadiense que plantea si la mujer es consciente de la disminución de la fertilidad a partir de cierta edad. Según el estudio, la mayoría lo son, pero infravaloran este aspecto.

Para Barri, “las mujeres españolas paren tarde y poco, ya que tienen 1,4 hijos de media”, un hecho que comporta varios aspectos negativos aspectos negativos:

  • Reloj biológico. A cierta edad, hay un mayor riesgo de sufrir más patologías (miomas, cáncer…)
  • Menos hijos. Ello provoca una población envejecida
  • Más divorcios. Surgen nuevos modelos de familia
  • Menor emancipación

Analizados los pros y contras de ser madre a cierta edad, el experto centró parte de su ponencia en la fecundación in vitro (FIV), el primer tratamiento que utilizan la mayoría de mujeres españolas por encima de los 37 años para quedarse embarazadas, por delante de otros como la inseminación artificial. “Hasta los 35 años, la eficacia de la FIV es del 41% y, cuando una mujer tiene 42 años, se reduce drásticamente hasta el 4%”, alertó Barri, que también expuso que suelen someterse a este tratamiento mujeres de clase media-alta sin pareja. Precisamente, este último aspecto, el de no tener una pareja adecuada, es “lo que más frena a la mujer a la hora de decidirse a ser madre”.

En la parte final de la conferencia, el doctor Barri planteó si se deberían cubrir o no los gastos que conllevan los tratamientos para el embarazo y explicó el caso de Israel, un país que ofrece a las mujeres cuatro ciclos de tratamiento de fertilidad de forma gratuita.

Ponencia Patrocinada por Dexeus Salud de la Mujer